Aeropuertos

Desde que tengo uso de razón me gusta estar en los aeropuertos. No soy un viajero el 100% de mi vida pero he estado en varias partes del mundo.

El solo hecho de estar entre ese tumulto de personas e imaginar que se dirigen a diversas partes del mundo, me parece algo increible e interesante. ¿Han visto alguna vez el tráfico aéreo en tiempo real? Es increible.

Algunos están listos para empezar sus vacaciones, otros están solo teniendo una escala, otros viajan por trabajo a alguna reunión, consultorías, eventos e incluso a firmar y concluir grandes negocios. Otros en cambio están viajando para visitar a familiares que no ven hace mucho tiempo y otros por temas muy delicados como la muerte de un ser querido. Todos tienen sus vidas, sus alegrías y sus problemas.

El reto de dormir en los aeropuertos: Esto es algo clásico (e incómodo). Señores administradores de los aeropuertos de todo el mundo: ¿Por qué no colocan cómodos asientos para que los viajeros puedan al menos descansar mientras tienen que esperar 11 hrs. para su siguiente embarque? Gente tirada en el piso, con 10 maletas resguardando su sueño, familias enteras y gente joven “acampando” en las salas de esperas o incluso en los pasillos son imágenes clásicas. ¿A dónde irán? ¿De dónde serán? ¿En qué trabajarán? ¿Cuánto estarán gastando hasta ahora? son preguntas que cruzan en mi cabeza al ver a estas personas. Tal vez el piso helado, el piso alfombrado, una columna o incluso los ya mencionados incómodos asientos son los lugares para dormir e incluso descansar si estás viajando.

Siendo sincero, nunca me he quedado dormido en un aeropuerto (ni siquiera cuando tuve 8 hrs. de escala). Claro que me he recostado, he cerrado los ojos y he tratado de dormir pero para mí es imposible. Además primero prefiero conocer el aeropuerto, ubicar mi sala de embarque, tener todo listo y no estar corriendo a último momento. Por otro lado, me gusta mirar a la gente pasar con sus maletas, corriendo, algunos desesperados, otros muy tranquilos y también escucharlos hablar en sus diversos idiomas.

Encontrarte con el cartel de: “Bienvenido a …” (la ciudad que quieras) es algo indescriptible. Ya estás ahí. Ni tu te lo puedes creer. Sientes la admósfera de la ciudad en el mismo aeropuerto.

Mirar las pantallas donde están los vuelos programados y leer tantos destinos me hace sentir pequeño y sentir que aún me falta conocer mucho. Nuevos lugares, nuevas culturas y nuevas aventuras esperan por nosotros. Algunos se atreven a viajar y otros no. Prefieren vivir en su zona de confort.

Una fantasía que siempre he tenido es ir al aeropuerto, acercarme al módulo de una aerolínea y cuando el/la encargada del counter me pregunte a donde quiero viajar yo saco la imagen de un mapamundi y al azar coloco el dedo en el mapa. El lugar que toque, ese será mi destino. Sin pensarlo y dejando todo atrás. Estoy en el proceso de ahorro y poder hacer esa locura.

Los aeropuertos son lugares momentáneos que indican el inicio de nuestras vacaciones, de nuevas oportunidades, de tristezas y por qué no de una nueva vida. Y a tí, ¿Te gustan los aeropuertos o los detestas como muchos otros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s